P. Hernán Alessandri, ISch

Inicio de la fase diocesana del proceso de canonización

Un anhelo de muchos años se hizo realidad. En la mañana del jueves, 30 de marzo de 2023, tuvo lugar en el Arzobispado de Santiago la Sesión Inaugural de la fase diocesana del proceso de canonización del P. Hernán Alessandri.

Mons. Celestino Aós, Arzobispo de Santiago, dijo en la ocasión: “Yo los invito a que, especialmente ustedes, la Familia de Schoenstatt, miren en el P. Hernán la obra de Dios, sus virtudes y sus cualidades, y las miren también en los hermanos y en la misma obra. Dios sigue haciendo su obra de salvación en cada uno de nosotros.”

Momentos antes, el P. Diogo Barata, ISch, había destacado tres aspectos de la vida y obra del P. Hernán: el amor a los más necesitados, plasmado en la obra social María Ayuda, por él fundada; el amor a las familias, que le hizo iniciar las misiones familiares; y el amor y servicio a la Iglesia, a la cuál sirvió como teólogo destacado.

Estuvieron presentes en la sesión inaugural varios representantes del Movimiento de Schoenstatt, entre los cuales el vice-postulador de la causa de canonización, P. Mariano Irureta, ISch.

Queda constituido el tribunal responsable del proceso diocesano con los siguientes miembros:
– Presidente: P. Jerónimo Walker (sacerdote diocesano);
– Promotor de justicia: P. Francisco Cruz (sacerdote diocesano);
– Notario: María Marcela Corvalán (abogado canonista).

El Padre Hernán Alessandri Morandé (Santiago de Chile, 22 de febrero de 1935 – 18 de diciembre de 2007) fue un sacerdote chileno, miembro del Instituto Secular Padres de Schoenstatt, y el fundador, en 1983, de la Corporación de Beneficencia María Ayuda.

Estudió en el Colegio de los Sagrados Corazones en Alameda, Santiago, y luego siguió la carrera de derecho en la Universidad de Chile. En 1957 ingresó al noviciado de los Padres Palotinos (allí ingresaban en ese tiempo los candidatos a la vida religiosa del Movimiento de Schoenstatt). El 20.12.1964, fue ordenado sacerdote en Friburgo, Suiza.

El Padre Hernán estuvo dotado de grandes capacidades humanas; se destacó siempre por su inteligencia, por su capacidad de contacto con las personas, por su sensibilidad ante los más desvalidos, por su creatividad e sus iniciativas pastorales. Pero siempre llamó la atención su sencillez y su gran humildad. Nunca hacía alarde de sus capacidades. En su vida, en sus escritos y en su actuar sacerdotal y apostólico, se evidencian su gran amor a María, su identificación con Schoenstatt y su misión, su vinculación al P. José Kentenich, de quién se declara discípulo e hijo espiritual, su compromiso con la Iglesia. Por otra parte, a lo largo de su vida experimentó dolorosamente momentos difíciles que lo confrontaron con sus limitaciones y que lo llevó a crecer en una profunda infancia espiritual, que llegó a ser un rasgo característico de su personalidad.

Después de 43 fecundos años de sacerdocio, de los cuales 9 de grave enfermedad en los que se identificó profundamente con Cristo en la vivencia de la cruz, falleció en Santiago, Chile, el 18 de diciembre de 2007.

Están disponibles, entre muchos otros materiales, un documental de Juan Carlos Berner y una biografía de Mauricio Cox Pinto sobre el P. Hernán.

Damos gracias a Dios por la experiencia que se nos regala por primera vez, de ver un hermano de comunidad como candidato a ser ejemplo público de santidad para toda la Iglesia.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.