Header Priesterjahr 2010

Nosotros, los Padres de Schoenstatt

Parte del Movimiento de Schoenstatt

El Instituto Secular de los Padres de Schoenstatt es una de las más de 20 diferentes comunidades pertenecientes a la Obra Internacional de Schoenstatt y comparte con ellas una espiritualidad, historia y misión en común. Los Padres de Schoenstatt existen primeramente para servir a las ramas y comunidades del Movimiento de Schoenstatt ofreciéndoles inspiración, educación y liderazgo. Trabajamos con las otras comunidades centrales para construir y animar el trabajo a nivel mundial. Algunos miembros también están activos pastoralmente en el servicio de parroquias, comunidades eclesiales y diócesis, como profesores en colegios y universidades, así como también en iniciativas y obras sociales.

Fundado en 1965

El 18 de julio de 1965, nuestro Instituto Secular fue fundado como la más joven de las comunidades de Schoenstatt. Nuestro Instituto es de derecho pontificio. Los miembros son incardinados en el Instituto. Esto significa que los nombramientos son hechos por los respectivos superiores. De acuerdo con sus tareas pastorales y comunitarias, viven en comunidades de casa (filiales) o de manera individual en sus lugares de trabajo (externos). Los miembros en los países y continentes se organizan en provincias y regiones, con sus propias estructuras de gobierno. El gobierno general tiene su sede en la Casa Paterna internacional, en el lugar de fundación en Schoenstatt, cerca de Coblenza, junto a Rin, Alemania.

Algunas cifras

A comienzos de 2015, el Instituto tenía 331 Padres, 104 seminaristas y 41 novicios. Hay casas del Instituto en Argentina, Austria, Brasil, Burundi, Chile, República Checa, Ecuador, Inglaterra, Alemania, India, Italia, México, Nigeria, Paraguay, Polonia, Portugal, España, Suiza y Estados Unidos.

El Instituto recibió el reconocimiento pontificio el 24 de junio de 1988 y sus Constituciones recibieron la aprobación final el 22 de febrero de 1994.

 

  • Nuestra cruz es roja

    En ella te vemos dando la vida y derramándola en el calíz que sostiene tu Madre y Compañera. ¡Tú has dado la vida! ¡Tú das la vida en cada instante! ¡Ahora y siempre!

  • Nuestra cruz es roja

    Nos recuerda una y otra vez que Tú te has entregado por nosotros, que tu corazón está abierto y que has derramado tu sangre como precio por el rescate de nuestras vidas, por la vida de todos.

  • Nuestra cruz es roja

    Hoy, como Comunidad de Sión, como los sacerdotes del pueblo de la Alianza, junto a María nuestra Madre, queremos contemplarte en tu entrega de amor. Lo hacemos mirando nuestra cruz roja de Sión.

  • 1
  • 2
  • 3

Colabora

Dónde estamos

become sp cent